Aterrizando en PErú

Aunque como comenté en mi primer post, mi primera parada era la ciudad de Nueva York, debido en primer lugar al jet lag y luego al gripazo que me agarré, llegaba todos los días tan cansada que me quedaba dormida de pie, así que me fue imposible siquiera subir mi primera entrada a la que solo le faltaban las fotos.Como a Nueva York iba en plan familiar a pasar fin de año con mi hermana y mi cuñi, esa entrada la dejaré para otro momento, puesto que mi aventura como tal ha comenzado en el momento en que me despedí de Sili y el cuñi en el aropuerto JFK de New York teniendo desde ese momento a mi mochila como única compañera de viaje.

Despedida en JFK de mi hermana y cuñi

Tras embarcar rumbo a La ciudad de Lima y un estupendo vuelo nocturno en el cual fui plácidamente dormida, aterricé  a las 6 a.m hora local.Puesto que mi prioridad en las dos semanas que voy a pasar en Perú es subir al famoso Machu Picchu, directamente tomé otro vuelo a la ciudad de Cusco( o Cuzco),que es la entrada al Valle Sagrado de los Incas, en el cual se ecuentra Machu Picchu.
Es época de lluvias en Perú y puede que me cueste unos días poder subir, según el tiempo, que haga… además tengo otro factor en contra:el soroche o mal de altura. Cuzco se encuentra a 3200 metros de altura, y para una pupas como yo, de la meseta castellana(que está a 800 m) es más que probable que pierda algún día aclimatándome. Esto lo digo con conocimiento de causa,ya que como algunos saben viví una temporada en Bogotá, y la primer vez que estuve, coincidiendo con mi cumpleaños, lo celebré por todo lo alto vomitando como que no hubiera mañana,desorientada y con una migraña que no me dejaba ni hablar.
Tras esta descripción de los afectos adversos del soroche prosigamos.
Después de un breve vuelo, mi mochila y yo llegamos a Cuzco, donde tras esquivar a la horda de taxistas acechantes me dispongo a tomar un bus local. Los taxis te llevan al centro por unos 5 soles( euro y medio) eso si no te ven muy guiri que te dicen que 10 o 15, pero yo soy muy fan de lo auténtico y voy a intentar montarme en el bus local o “ correcaminos” que por 70 centimos de sol me deja en la Plaza de Armas, que es el punto más céntrico y al lado de la cual se supone que está mi hostel.
Según el autor de la Lonely Planet, a él le fue imposible encontrar la parada, pero para mi que no hablaba ni papa de español y no se enteró, porque bien sencillo, pregunté y tal y como me dijeron está saliendo del aeropuerto a la derecha.Nada más llegar llega una buseta( como un mini bus medio desvencijado) que aunque no es el correcaminos, dice  que para en la Plaza de Armas.
  
Correcaminos 

Tras 35 minutos a ritmo de regaetton, champeta, vallenato y sones latinos varios, casi me tengo que tirar en marcha, porque aquí no hay paradas, si te quieres bajar,te bajas y listo.
Me voy a quedar en el Kokopelli hostel, que he visto según pasaba con el bus, de ahí que me tirara casi en marcha, y que entre los 2000 hostels que hay en Cuzco, parece ser de los más populares y con buenas críticas. Así que tras hacer el check in y dejar mi mochila me dispongo a explorar la ciudad.
Eso sí, previo paso por la farmacia para comprar todo un hit :las “sorochi pills” que según dice el anuncio parecen ser un antidoto infalible para el mal de altura, así que yo si eso por si acaso me dopo, sorochil al canto y a mascar hojas de coca como pura llama andina.
                                                         

 
   
Como en este viaje todo es sobre la marcha, enfilé  a la Plaza de armas que es donde me dijeron que se compraban los tiquets para Machu Picchu y el tren para llegar hasta allí.
Ahora por ser temporada baja puedes permitirte sacarlos con un par de días de antelación pero en temporada alta, de Junio a a Octubre hay que hacerlo con meses de antelación…
Os pongo en antecedentes, para llegar a Machu Picchu se puede hacer de dos formas:
El camino inca o Inca trail, que consiste en subir a pie en 4 días los 82 km que separan Cuzco de Machu Picchu, cargando mochila y acampando en el camino.
O bien tomar un autobús hasta Ollantaytambo y de ahí un tren cremallera hasta AGuas Calientes, que es el pueblo en la ladera de Machu Picchu y ahí otro autobús que hace el último trayecto subiendo hasta el Santuario.
Mi idea inicial era hacer el Inca trail( para una crossfitter qué son 4 días caminado con una mochilita  acostumbrada a empujar trineos de 50 kg o hacer pesos muertos con 100 kg en los entrenamientos?). Pero las predicciones meteorológicas no eran muy halagüeñas así que ante la perspectiva de una hipotermia segura, tocó tren..
He de aclarar que en temporada alta, el Inca trail hay que reservarlo mínimo 3 meses antes ya que solo hay 250 cupos diarios, y se agotan rápido pese a su privativo precio que ronda los 500 dolares… Pues sí, la gente paga eso para caminar.
Para el tren hay 2 companías que operan el trayecto, Perú Rail e Inca Rail.Ambas son similares y la única diferencia es el precio, que varía en función del horario, por lo que me decido por el Inca que sale por 120 dolares( para el otro me tocaba empeñar un riñón).
Después del tren me acerco al Ministerio de cultura al lado de Plaza de Armas a por la entrada y compro una que dice Machu Picchu+MOntaña. Como soy una empanada ni sé que es eso de la montaña, pero en día y medio lo voy a saber…
Siento comunicaros que las Sorochipill no han hecho todo el efecto deseado y el resto de mi día en Cuzco está muy borroso…no me encontraba demasiado mal, pero como que el riego al cerebro no me llegaba mucho y ni sé por donde estuve…..
Una verdadera pena esto de los achaques de la edad…. Así que con esto y un bizcocho os dejo hasta mañana a las 8 que yo me voy a dormir.
Añadir leyenda

Deja un comentario