L.A del paseo de la fama al perreo y otros delitos estilísticos

Me costó llegar a Los Ángeles pero llegué… resulta que el cambio de fecha en mi billete de la vuelta al mundo no estaba bien hecho y me tocó llamar a British Airways en Londres para que lo arreglaran( menos mal aún era horario de oficina).En otro post lo explicaré, ya que todo el mundo me pregunta que cómo es lo del billete Round the world, pero para resumir, tengo un billete abierto en cuanto a las fechas de mis escalas y puedo cambiarlas tantas veces como quiera sin coste.

L.A es una ciudad inmensa y un poco caótica en cuanto a transporte se refiere, así que como me quedaba en el Downtown y nadie parecía saber donde estaba la parada de bu( ni en información siquiera) me tocó coger un shuttel que por 14 dollares me dejaba en la puerta del hostel. Ya empecé a notar la diferencia de precio respecto a Perú nada más salir de la terminal jajaj.
La zona de downtown es un poco “ chunguérrima” la verdad, mi hostel estaba en la zona que parecía ser el latin quarter y másconcretamente en la zona Salvadoreña, por lo que estaba lleno de “ pupuserías” y otros hits centroamericanos.

Al día siguiente, tras hacer la colada al estilo gringo en una lavandería por monedas( menos mal las hay hasta debajo de las piedras, porque sino ya me iba a tocar o ir de compras o darle la vuelta a las camisetas 😂), me fui a explorar el downtown.

Lavandería mañanera

El  Centro  histórico tiene un par de calles con edificios estilo Art DEcó, bastante arte urbano y un
mercado central lleno de puestos de comida, principalmente mejicana.Pero no es la gran cosa la verdad, además de ser un poco “ fea” la zona en el sentido de que hay calles llenas de indigentes.

Grafiti en downtown

Rascacielos

Curioso el neòn

Por la tarde subí al observatorio Griffith, que merece la pena en los días despejados por la maravillosa puesta de sol con vistas de la ciudad. Como soy tan lista se me hizo completamente de noche y mi móvil que está como las maracas de Machín, se murió… así que me tocó enfilar la bajada de la
montaña para llegar a la civilización, ya que no tenía ni idea de como salir de ahí …
Media hora en la oscuridad después( nota mental comprar linterna)llegué a  una avenida principal y a una boca de metro que me llevó a mi hostel chunguérrimo de nuevo.

Puesta de sol desse GRifith

Como 
 
no me había gustado nada la zona y solo había cogido una noche por las dudas, me mudé a otro en plan paseo de la fama de Hollywood.
Al día siguiente me uní al tour guiado que organizaban en el hostel, lo que está super bien porque 
además de ser gratis, conoces gente.
Ese día la excursión era al “ Hollywood Sign” así que caminamos 10 minutos todos juntitos hasta el bus que iba a  BeachwoodCanyon en 10 minutos ( es el único bus y hay que bajarse en la última parada)y de ahí subimos unos 20 min aproximadamente hasta el mirador. Desde ahí se puede caminar hasta el segundo mirador, que está a una milla de distancia más o menos.Pero llegas arriba y no se ve nada, porque justo estás detrás de las letras, así que me podía haber ahorrado el paseo😂😂
Con los del hostel






Por la tarde de estrella en estrella por el paseo de la fama y por la noche salí con los que había conocido en la excursión mañanera. Fuimos a un club que estaba justo enfrente del hostel, llamado OHM y he de decir que no he visto tanto perreo y 
tanto atentado contra la moda junto en toda mi vida.
En qué momento de tu vida te pones semejante modelito para salir a la calle?
Y en cuanto al perreo… como iba sobria estaba en shock, de pronto con unas copas no llama la atención, pero yo no podía parar de mirar los “ ritos de apareamiento” , no sé como aún no me han partido la cara con lo descarada que soy fichando…. Pero es que no había visto semejante espectáculo ni en mis tiempos de Erasmus en Suecia en nuestra nation( fiestas etsilo fraternidad de USA).


Paseo de la fama

Y hasta aquí y aún impactada por lo que vi en la discoteca, claro que qué se puede esperar de un país que vota a Trump como presidente, concluyo la crónica I de Los Ángeles.

Deja un comentario