Tokyo

Me gustó tantísimo Japón cuando estuve en verano, que decidí volver para el Sakura ( la época de los cerezos en flor). Esta parada ha sido un punto de inflexión en el viaje, ya que como la paliza de recorrer el país ya me la di hace unos meses, han sido 11 días de descansar, dormir mucho ( que lo necesitaba) y pasear tranquilamente por aquellos lugares de Tokyo y Kyoto que más me gustaron o ir a aquellos que me quedaron pendientes.
Inicialmenteiba a ir solamente a Tokyo, pero al final decidí darle una nueva oportunidad a Kyoto, ya que a todoel mundo le fascina y a mi no me había hecho tanta gracia.

En total estuve una semana en Tokyo y 3 días en Kyoto.
En Tokyo me dediqué fundamentalmente a ver el ” Sakura” y me recorrí los sitios en los que mejor se veía.Se trata de todo un acontecimiento nacional, en el que para la ocasión se lanzan productos de edición limitada, como cerveza, kit-kats, champagne…. y los japoneses se lanzan a los parques para recorrerlos en masa y hacer picnics.
 He de decir que el tiempo no me acompañó nada, y para no variar frio y lluvia, pero aún así , si ya me había encantado Tokyo, esta vez más.
Los sitios que me parecieron más bonitos para el Sakura fueron en este orden:

Templo Yasukuni,Chirodiga Fuchi ( ambos muy cerca del palacio imperial),Midtown Park cerca de Roppongui, Sumida park y Naka Maeguro.

yasukuni

,

midtown park

naka Meguro
Como no todo iba a ser cerezos ( de hecho al final acabé un poco hasta el mismísimo jajajjaa), otras cosas que hice fueron encontrarme con amigos que había hecho en Nueva Zelanda( Manu y Marion) y aprovechar para ver un espectáculo de kabuki ( teatro típico japonés y que a mi parecer es un poco tostón).
Salir por la zona de Shinjuku, 
Pasear por Daikanyama y Shimokitazawa, llenas de cafecitos monos y tiendas vintage.
Ir al national Art CEnter  para ver la exposición de Yakoi Kusama, una de las más renombradas artistas de arte contemporáneo.
Visitar la ” futurista” zona de Odaiba, viajando para llegar allí en un metro inteligente sin conductor y admirar el skyline de Tokyo.
Ponerme morada a sushi

Exposición YAkoi KUsama 

Tokyo Art CEntre
Otras cosas que quería hacer y no pude ( así tengo excusa para volver)
Ir al museo de arte contemporáneo ( Monart) lo dejé para el último día porque se suponía que llovía y como al final no llovió, aproveché para pasear y cuando llegué estaban cerrando( abre de martes a jueves de 10 a 5 y viernes y sábado hasta las 8, los lunes cierra).
La subasta del atún del mercado del pescado deTsujiki . Se supone que a la tercera va la vencida, no?pues en mi caso va a tener que ser a la cuarta porque después de ir de empalmada me quedé sin entrar. La famosa subasta es a las 5 de la mañana y cada día permiten la entrada a solo 120 turistas. Pues bien para conseguir sitio se suponía que con ir a hacer cola a las 3 de la mañana valdría….. pero no fue así. Yo quería coger el último metro e ir a hacer cola a la 1, pero iba con Charlotte una chica del hostel y ella prefería dormir un poco. Así que yo me quedé despierta hasta las 2:30 que cogimos un Uber y según llegamos allí vimo como adjudicaban los últimos chalecos amarillos( de esos reflectantes que llevas en el coche por si tienes una avería) que acreditaban para entrar.
Así que todo nuestro gozo en un pozo porque nos quedamos fuera. Para mi consuelo, no fuimos las únicas( mal de muchos consuelo de tontos, lo sé). Paseando alrededor del mercado a ver si conseguíamos ver algo conocimos a unos gringos a los que les había pasado lo mismo y ahí que nos tiramos 3 horas pasando mucho frío( ando con gripe desde entonces) y riéndonos por no llorar. Eso sí no paró de llegar gente hasta las 5, que ilusos de ellos pensaban que llegaban tempranísimo para entrar.
Así te quedas cuando no entras a la subasta 
Kit Kat Sake Sakura 

Cerveza edición especial Sakura 
Esta entrada es muy general, lo sé, pero mi estancia no ha sido la típica de turisteo porque las cosas más importantes ya las había visto.
A excepción del cruce de Shibuya, que no puedo evitar cruzarlo una y otra vez a todas horas del día  y grabar vídeos y hacer mil fotos jajaja, pero es que es muy divertido.

 Pese a la porquería de tiempo que me ha hecho ( no me he quitado el plumas ni el chubasquero) me gusta tantísimo Tokyo, que no me ha importado, ni me ha salido la vena hater.
Pero como me han quedado cosas en el tintero y no he podido hacer el turismo cosmético que me hubiera gustado ( porque no puedo ir cargando con 10 kilos de cremitas por medio mundo) me va a tocar volver…..

Deja un comentario