Gili Air

Mi plan después de Sri Lanka era volar al norte de Tailandia via Kuala Lumpur para de ahí cruzar por tierra a Laos, pero según salía de Sri Lanka vi que el monzón estaba en todo su esplendor en Laos así que decidí no coger el segundo vuelo ( Kuala Lumpur- Chiang Mai) y quedarme en Kuala Lumpur un par de días para ver que hacía.
Como ya he estado repetidas veces, igual que la vez anterior no voy a contar que hice, porque lo más interesante fue lavar mis 13kilos de ropa, con eso lo digo todo.

Torres Petronas de noche
Mingle hostel

Al final decidí irme a Indonesia, porque había pensado acabar ahí el viaje aprovechando que los vuelos están tirados de precio, así que simplemente iría antes de lo “ previsto” y vería algo más.
Me saqué un vuelo de Kuala Lumpur a Lombok, básicamente porque costaba 40 euros y me habían dicho que había buenas playas para surfear ( nivel principiante) y estaba al lado de Bali y de Flores, isla de la que también me habían hablado para bucear.

Dio la casualidad de que en el hostel de Kuala Lumpur coincidí con 3 españolas de Barcelona, Ana, Nuria y Carla que volaban a Lombok el mismo día que yo para de ahí ir a la isla Gili Air y como yo no tenía hoja de ruta establecida y en algún momento pensaba ir a esa isla, decidí hacer lo mismo.

Como mi vuelo llegó a última hora de la tarde al aeropuerto de Lombok, ya no me daba tiempo a ir al puerto de Bangsal, desde donde salían los barcos a Gili porque el último era a las 6 de la tarde, así que tuve que hacer noche en Senggigi. Así que fui desde el aeropuerto en un autobús de la compañía Damri que por 35000 rupias ( 2 euros y poco) te lleva.
A la mañana siguiente en cuanto desayuné salí como alma que  lleva el diablo en dirección a las Gili porque el hotel en el que me había quedado era literalmente de “ susto o muerte” , de verdad que no sé quien escribe los reviews de booking para haberle dado un notable a semejante antro, pero bueno fue una noche y estaba tan cansada que me hubiera podido dormir de pie.

Resulta que para ir a Bangsal no hay transporte público, así que hay que ir en taxi o bien en shuttle. Yo pensaba que estos últimos saldrían todo el día,pero resulta que no y solo hay uno a las 8 de la mañana. Como yo no me había enterado, cuando me di cuenta ya no podía salir de allí.
La lonely planet otra vez decepcionando, porque dice que hay transporte público y no es así. El caso que pasó un camión que dijo que me llevaba por 50 ( aunque con las manos indicaba 70). Y los 50 ( o 70) después de regatear hasta la extenuación porque al principio me pedía 150 y eso no cuesta ni en taxi.
Una vez en el puerto cogí uno de los botes locales , que van saliendo a medida que se van llenando y te lleva en 20 minutos al puerto de Gili Air por el módico precio de 12000 rupias

Taquilla para el ferry a Gili Air

 

Ferry a Gili Air

Una vez en Gili todo muy tranquilito:
Paseos por la playa, de aquella manera porque casi no hay arena, solo cuando la marea está muy baja, pero entonces no te puedes bañar, bueno sí,pero en modo bañera porque cubre muy poco y está lleno de rocas.
Otras cosas que hicimos en Gili:

Probamos  una clase a acroyoga, de la que salimos invicta sin aborcarnos con el columpio que se usa para practicarlo o estamparnos contra el suelo.

Bucee un día, pero después de Filipinas no me pareció gran cosa. Fui a Shark Point y como el nombre indica, vimos  tiburones, pero pequeños ( de 2 metros), pero claro después de los zorro que miden 7,cualquier cosa ya me parece insignificante.Además había corriente ( aunque el dive master dijese que era “ mild” para mi que estoy empezando lo pasé regulín, tanto que me estuvo doliendo la mandíbula 2 días de la tensión con la que mordía el regulador.

Recorrer la isla a pie, la gente alquila bici, pero es tan pequeño que en una hora y cuarto haces todo el diámetro.

Comer pescadito rico en algunos de los grills de la playa, y que le den al arroz! Que si antes me gustaba poco, ahora menos, que ya tengo la tripa llena de granos después de tantos meses en Asia.

Tomar café en alguna de las cafeterías monas que hay en la isla y desayunar el último día. Y es que hay cosas que solo pasan en Asia, cuando te levantas por la mañana a hacer el check in y resulta que todo el personal del hotel se ha tomado el día libre, con lo que podrías hacer un “ simpa”, pero tú que eres muy legal decides mover Roma con Santiago para encontrarles. Entonces por fin les localizas y les pides que ya que están, que si puedes desayunar y van te sueltan, que mejor te vayas a otro sitio pese a tener el desayuno incluído porque ese día estân vagos….

 

 

 

 

 

Tomar cervezas, en mi caso cocktails porque la cerveza local Bintang tiene gluten.
Hacernos la típica foto ( o más bien mil), que se hace todo el mundo en las Gili, en los columpios que hay en la orilla, sentadas, de pie, de espaldas y de frente.

 

 

 

 

 

Deja un comentario