Hunting Komodo by camera

Cuando te montas en el autobús que te llevará al barco en el que vas a pasar 2 días para viajar de Lombok a Kuta y suena la canción deTitanic, la cosa no pinta nada bien….pero
Mi siguiente destino era la isla de Flores y para llegar había varias opciones:
– Autobús y ferry, por la módica cantidad de 29 horas , conclusión : Ni de COÑA
– Barco ( mínimo 3 días y 2 noches) , pero que en el trayecto iba parando a ver otras islas y el parque nacional de Komodo.
– Avión: mucho más rápida, pero salía por el mismo precio que el “ crucero” de 3 días y no había vuelo directo, tocaba hacer una escala de 8 horas en Bali.

Dudé entre avión o tour de 3 días, opción por la que finalmente me decanté,  porque sí o sí iba a ir a Komodo de excursión así que de esta manera lo hacía en el camino, sin tener que volver atrás y por el mismo precio que volar.
Había leído comentarios terribles de estos barcos, de ahí mi reticencia, que si se hunden continuamente, que si se mueven muchísimo y te pasas mareado todo el tiempo y lo peor( para mi) no tenían ducha. Llamadme loca pero a mi el no poder ducharme en 3 días me preocupaba mucho más que el hundimiento, además la no ducha era 100% segura, que nos hundiéramos no me lo aseguraban 😂😂.

Al final encontré una compañía, Perama, que sí tenía ducha y por ello era un poco más cara,( 2200000 rupias) y con la cual el trayecto duraba 3 días en lugar de los estándar que eran 4.Así que más contenta que unas castañuelas, menos días y sin oler a choto, ya veríamos si se hundía.
De Kuta tuve que coger una furgoneta hasta Mataram porque ahí me recogía el bus que llegaba hasta el puerto.Pero cuando encima el guía comenta en plan anécdota, que el barco que hacía el trayecto inverso se acaba de hundir, pero que “everybody is ok”, la cosa pinta aún peor 😂😂.

En el camino nos pararon a hacer una turistada y ver un “ jardín botánico” en Suranadi por llamar de alguna manera a los 3 árboles que había allí plantados….
La siguiente parada  en Lendang Nangka en una “ casa tradicional”de esas prefabricadas para turistas, en las que te dan una charlita e intentan encasquetarte souvenirs, pero he de decir que la comida estaba muy rica, de las mejores que he probado en Indonesia.

El menú consistía en arroz ( como no) pero con muchos vegetales, jack fruit cocinado y fruta. Como era bufet no hizo falta ni que tocase el arroz porque había verduras para parar un tren.

 

 

Explicación sobre agricultura en una ” villa tradicional”

 

A las 3 emprendimos rumbo a Kampung Padak donde estaba atracado nuestro “ yate”.
Una vez hecho el check in, desembarcamos de nuevo para cenar en la aldea, que por supuesto se suponía que era muy “ tradicional”, pero lo era tanto…. Que nos pusieron a bailar la “ Macarena” en torno a la hoguera en la que se asaba el pescado para la cena.

Yo por supuesto me abstuve, y solo pensaba en que podría sobrevivir 2 días en un tour, que total era solo el medio de transporte para poder llegar a bucear en Flores y que en el camino vería Komodo. Así que breath and Keep Calm, pero es que la Macarena se ponia casi al mismo nivel que cuando me disfrazaron de “ jotera castellana” en otra aldea “ tradicional” de Perú.
Y es que por si no lo sabiais aún ODIO los tours y todo lo que tenga que ver con viajes organizados, por eso me fui a viajar sola tanto tiempo, por poder hacer lo que me diese la gana… pero hay veces que no queda más remedio y es parte de la experiencia.

Total que después de los guiris bailando la Macarena y la cena embarcamos de nuevo y empezamos a navegar. Por si no lo había comentado, la navegación es nocturna, lo que parece genial para aprovechar el tiempo mientras duermes, pero ay pequeño saltamontes lo que me queda por aprender!

Para empezar la gran mayoria dormíamos hacinados en colchonetas en la cubierta y eso se movía más que una montaña rusa. Imposible pegar ojo, porque el mar estaba agitadísimo y te despertabas continuamente…. Yo no hacía más que acordarme de un par de blogs que relataban el hundimiento de su barco y no hacía más que pensar que la siguiente entrada de Brikin and Backpack iba a tener esa temática…
Pero al final me tomé  2 biodraminas ( menos mal que seguí la recomendación e hice acopio, pese a que yo nunca me mareo) y por fin me quedé inconsciente!
Pero la verdad, la dicha duró poco, porque una ola me despertó y me dejó empapadita…

nuestro  barco

 

Bailando la ” Macarena “

 

Así de cómodos dormimos

Después de una noche movidita, llegamos a Satonda Island donde visitamos un lago de agua salada e hice un poco la croqueta y dormí lo que no había dormido por la noche.
De ahí pusimos rumbo a Kilo Beach para ver la puesta de sol, aunque yo ni me bajé y la vi desde el barco porque estaba mareadísima!
Así que REPITO: BIODRAMINA en cantidades industriales porque la vais a necesitar!

Tras la puesta de sol, ducha, cena y a la “ cama”. Esa noche dormí mejor, bien por el efecto acumulativo de biodramina en sangre ( que me deja doblada), bien porque me fui a la cubierta norte donde solo estábamos 3 durmiendo y no parecía eso una “ patera party”.

Lo bueno de dormir en un barco, que te despiertas con unos maravillosos amaneceres nada más abrir el ojo, así que tras ver los último coletazos de la salida del sol, llegamos a la isla de Komodo.

Desembarcamos y nos dirijimos todos al “ trail largo” cuyo recorrido son 3.5 km, con la esperanza de ver alguno de los famosos dragones de Komodo, que solo habitan en esta parte del mundo. El recorrido lo hicimos acompañados de 2 “rangers” ataviados con su artillería pesada para proteger a los turistas de los animalitos, que parece ser son bastante peligrosos.
Ahhhh pero no os he contado, que dicha artillería es un palito de madera, con lo que no sé yo si algún turista no habrá acabado como bocata para Komodos porque dudo que ni cosquillas puedan hacerles.

Vimos unos cuantos y hasta nos hicimos unos selfies con ellos ( nueva turistada ante la que yo misma sucumbí) y con la misión completada, regresamos al barco, desde donde pusimos rumbo a nuestro destino final, Labuanbajo.

 

 

 

 

 

 

 

 

El ranger con su ” palito de destrucción masiva”

 

Dragón de Komodo

 

Komodo “selfie”

Realizamos una última parada en Pink Beach, para hacer snorkel, pero entre que soy la antitours, que iba a bucear muchos días en Komodo y es más guay que el snorkel y que seguí “ verde” como dice mi hermana de lo malísima que estaba del barco, me quedé saludando desde el barco y no me bajé.

Después de 3 días con sus 2 noches ( que a mi se me hicieron más largos que 40 años de Cristo en el desierto, o eran días) por fiiiiiiin atracamos en el puerto de Labuanbajo a las 16:30.

Teníamos tiempo libre para llegar a nuestros alojamientos, en mi caso el Ciao Hostel, para después regresar a las 7 a la cena de despedida.

He de decir que en mi caso nunca volví, esta vez no por rebeldía, porque no le iba a hacer ascos a una cena “ gratis” y rica sino porque casi me muero para llegar a mi hostal.

Chequee en maps.me y aparentemente estaba solo a 1.5 de distancia, por lo que me puse a caminar pensando que que vaga era la gente que cogía taxi. Pero lo que maps.me no me dijo es que era un kilómetro y medio de sudor y lágrimas ( más bien lo primero) porque el Ciao estaba en lo alto de una colina, que si ya cuesta llegar , cargando con 21 kilos a la espalda, y otra mochila y bultos varios ni Indurain subiendo el Tourmalet en el tour de Francia.
Pero una vez arriba las vistas me recompensaron ❤️❤️❤️

Última comida a cordo

 

Vistas una vez escalado el  ” Tourmalet ” desde el Ciao hostel

Deja un comentario